La Cistitis Hemorragica: Síntomas, Tratamiento y Prevención – VIDEO

Comparte!
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

La Cistitis hemorragica es definida por síntomas del tracto urinario inferior que incluyen síntomas miccionales irritativos y hematuria. Es el resultado de lesiones en el epitelio causadas por toxinas, patógenos, radiación, medicamentos, o enfermedad arterial transitoria de la vejiga.

Las causas infecciosas de la cistitis hemorrágica incluyen bacterias y virus. La cistitis hemorragica no infecciosa es más frecuente en pacientes que han recibido radiación pélvica, quimioterapia, o ambos. Los pacientes afectados pueden presentar hematuria microscópica asintomática o hematuria macroscópica con coágulos, lo que lleva a la retención urinaria. El tratamiento depende de la etiología, la gravedad de la hemorragia, y los síntomas.

Definición de Cistitis HemorrágicaLos pacientes que se someten a trasplante de médula ósea con frecuencia tienen cistitis hemorragica porque la mayoría están expuestos a la ciclofosfamida, irradiación total del cuerpo, o ambos. Los pacientes con tumores malignos y los sometidos a quimioterapia a menudo son inmunocomprometidos y se encuentran en alto riesgo de contraer infecciones bacterianas y virales que pueden causar cistitis hemorrágica.

Rara vez, las malformaciones arteriovenosas, piedras, tumores metastásicos, y, más comúnmente, neoplasias uroteliales producen hematuria macroscópica. Estos se diferencian de la cistitis hemorrágica con formación de imágenes y evaluación endoscópica.

Los pacientes que reciben medicamentos o se someten a procedimientos que son conocidos por causar cistitis hemorragica, la prevención es esencial. Dos métodos estándar de prevención de la toxicidad relacionada con la vejiga ciclofosfamida son hiperhidratación y administración de mesna. Métodos polémicos incluyen irrigación de la vejiga y la micción profiláctica por hora.

Los médicos que tratan pacientes oncológicos deben ser conscientes de las posibles medidas preventivas contra este tipo de cistitis.

La educación del paciente

Los pacientes con alto riesgo deben ser educados acerca de la posibilidad de que el desarrollo de cistitis hemorragica y la necesidad de una intervención temprana.

Mas información:

Historia

Causas

Tratamientos 

Cistitis Bacteriana

Cistitis Intersticial

La causa más común

Es una condición inflamatoria difusa de la vejiga urinaria debida a un origen infeccioso, que resulta en el sangrado de la mucosa de la vejiga. La causa más común es la infección bacteriana, que usualmente responde con rapidez al tratamiento. Pero, los casos de cistitis hemorrágica crónica a menudo son causados, como lo explicamos anteriormente por consecuencia de la quimioterapia o radioterapia aplicadas, en el tratamiento de tumores malignos de la pelvis.

Las infecciones por cistitis hemorrágica crónica son menos comunes excepto en personas inmunocomprometidos, como los pacientes con trasplante de médula ósea. Estos casos pueden ser problemas difíciles y frustrantes para el urólogo y una fuente de morbilidad importante y, a veces la mortalidad de los pacientes.

Otras causas importantes de la cistitis hemorrágica

Los medicamentes generalmente utilizados para combatir el cáncer como leucemia o el linfoma, pueden causar cistitis. Alguno de ellos son: alquilantes, la ciclofosfamida y la ifosfamida.

Cuando el cuerpo descompone la ciclofosfamida o ifosfamida, un subproducto llamado acroleína se produce, que se filtra fuera de la sangre por el riñón y se convierte en una alta concentración de la orina dentro de la vejiga. Esto irrita la mucosa de la vejiga, lo que lleva a la incomodidad de la cistitis, así como las úlceras que pueden causar sangrado grave.

La incidencia de la cistitis hemorrágica es de aproximadamente 6% en personas sometidas a trasplante de médula ósea y que reciben dosis altas de ciclofosfamida. Algunos virus, tales como adenovirus, virus BK, y el virus JC, también pueden causar la cistitis hemorrágica. Las personas con sistemas inmunológicos débiles corren un mayor riesgo de estas enfermedades, especialmente aquellos que se están recuperando de la médula ósea o trasplante de células madre.

Por último, la irritación de la vejiga de la exposición a la terapia de radiación es también una causa en pacientes con cáncer.

Síntomas y tratamiento de la cistitis hemorrágica

Síntomas de la cistitis hemorrágica

  • Hematuria (sangre en la orina).
  • Malestar abdominal.
  • Dolor o ardor cuando pasa la orina.
  • Incapacidad de vaciar la vejiga.
  • Incontinencia.
  • Necesidad frecuente de vaciar la vejiga.
  • Levantarse varias veces por la noche para orinar.

Tratamiento

El tratamiento oportuno de la cistitis hemorrágica es importante ya que puede causar una pérdida importante de sangre y la cicatrización severa de la vejiga, lo que podría conducir a la obstrucción de las vías urinarias o constricción de la vejiga.

Antes de prescribir cualquier tratamiento, el médico llevará a cabo una serie de pruebas para confirmar el diagnóstico. Estos incluirán análisis de orina y un procedimiento conocido como cistoscopia donde se inserta una cámara en el tracto urinario para una investigación más profunda.

¿Cómo se puede prevenir?

Para los pacientes de linfoma o leucemia, un medicamento conocido como Mesna puede ayudar a proteger la vejiga de los efectos nocivos de la acroleína.

Ingiera mucha agua para asegurar que los medicamentos de la quimioterapia sean expulsados del cuerpo tan pronto como sea posible.

Reprograme la quimioterapia más temprano en el día, dando así al cuerpo el tiempo suficiente para eliminar las toxinas antes de la noche.

Hable con su médico acerca de tomar diuréticos para estimular la micción y eliminar las toxinas de la vejiga.

http://es.wikipedia.org/wiki/Cistitis

Comparte!
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+