Remedios Caseros Para La Cistitis – Que Realmente Funcionan

Destacamos los remedios caseros más relevantes para tratar la cistitis

Lista de los remedios caseros para el tratamiento de la cistitis

Breve introducción a la infección

Las infecciones urinarias (ITU) son una molestia de salud muy frecuente. Si bien tanto hombres como mujeres tienen infecciones del tracto urinario, las mujeres son más vulnerables a padecerlas.

Una infección urinaria se origina cuando la vejiga y los conductos de salida se encuentran infectados por bacterias. Generalmente las causas más frecuentes en mujeres son las relaciones sexuales, aguantar por demasiado tiempo el orine, el embarazo, la menopausia y la diabetes.

Los síntomas habituales presentan una urgencia abundante de orinar, ardor al orinar, dolencia abdominal, temperatura, náuseas y vómitos. En estos casos, es necesario comenzar un tratamiento, y aunque el medico puede recetar medicamentos (dependiendo de la gravedad de la infección), también existen remedios caseros para tratar la cistitis:

Vinagre De Manzana

Es una fuente rica de enzimas, potasio y otros minerales ventajosos que consigue frenar a las bacterias que ocasionan que las infecciones urinarias se dupliquen o aumenten más. Las personas que padecen de infecciones del tracto urinario pueden recurrir al vinagre de sidra de manzana a modo de antibiótico natural.

Para ello, se deben agregar dos (2) cucharadas de vinagre en un vaso de agua. Se puede dejar solo o añadir limón y endulzar con miel. Se recomienda beber dos (2) veces al día, hasta que la infección cese.

Grosella Espinosa India

El Amla, es una hierba con multitudinarias propiedades provechosas para la salud. Esta planta es abundante en vitamina C, que a su vez impide el desarrollo de las bacterias.

Preparación:

A un vaso de agua se añade una cucharadita de AMLA y cúrcuma en polvo. Seguidamente se hierve la mezcla hasta que se evaporice la mitad del agua. El producto restante, se debe beber tres (3) veces al día, durante cinco (5) días.
Ingerir limones, naranjas, plátanos, guayaba, kiwi, melón, frambuesas, tomates y papaya, también ayuda a tratar la cistitis, puesto que contienen una alta cantidad de vitamina C.

Jugo De Arándano

Las proantocianidinas son un extracto que se localiza en el arándano y que operan para que la bacteria fundadora no logre pegarse a las paredes de la vejiga y que estimule la infección.

Tomar un medio vaso de jugo de arándano al día, es una de las fórmulas más cómodas de prevenir la cistitis. Se debe beber cerca de tres (3) a cuatro (4) vasos sin azúcar diarios para evitar que la infección siga causando daño. Si el sabor es muy desagradable, se puede combinar con jugo de manzana.

No es recomendable ingerir esta receta si se padeció o padece de cálculos renales.

Bicarbonato De Sodio

El bicarbonato de sodio es un compuesto que posee muchos beneficios. En la cistitis, eleva la proporción ácido-base de orina y provee alivio a la dolencia. El remedio consiste en agregar una (1) cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso de agua y beberlo una (1) o dos (2) veces al día.

Aceite de árbol de té

El aceite del árbol posee propiedades que ayudan a luchar contra las bacterias que producen infecciones en la vejiga. Para disfrutar de sus propiedades, es necesario mezclar diez (10) gotas de aceite de árbol de té en agua y utilizar la misma para enjuagar la abertura de la uretra.

Sucesivamente, se puede combinar el aceite de árbol de té con sumas parejas de aceite de sándalo y de enebro, y masajear la mixtura en la zona abdominal y área adyacente a la vejiga. Tiene un resultado muy efectivo en la disminución del dolor. Es recomendable realizarlo tres (3) o cuatro (4) veces al día.

Arándanos

Los arándanos poseen grandes propiedades que favorecen en la cura de las infecciones urinarias. Los antioxidantes que se encuentran dentro de los arándanos son excelentes para el sistema inmune, ya que imposibilitan el aumento de las bacterias que producen infecciones urinarias.

Existen muchas formas de comer el arándano para combatir a las cistitis: adicionándolos su cereal favorito en el desayuno. Asimismo, tomar jugo de arándano en la mañana y en la noche permite alcanzar resultados rápidos.

Piña

Esta fruta tiene una enzima denominada bromelina, la cual posee propiedades anti-inflamatorias que logran disminuir los síntomas de la cistitis. Consumir un (1) tazón de piña de manera habitual ayuda a evitar las infecciones urinarias. Igualmente, se puede seguir con los antibióticos recetados por su médico para remediar rápidamente la infección.

Uva Ursi

Es una hierba que encierra sustancias que cooperan a atacar las infecciones, incluyendo a la cistitis. La uva ursi puede tomarse mediante preparación de un té. De igual forma, la calidad antiséptica de este suplemento permite aniquilar las bacterias que causan infección y estimula la micción.

Las personas con padecimiento renal o hepática, mujeres en estado de embarazo o en lactancia, y niños pequeños no deben tomar esta hierba.

Compresas De Agua Caliente

La rutina habitual de compresas de agua caliente contribuye a disminuir la influencia de la vejiga y proporciona alivio del dolor ocasionado por la infección. La compresa caliente reducirá la hinchazón y ayudara a evitar el desarrollo de la bacteria que origina la infección. Se coloca una compresa o almohadilla caliente en la parte inferior del abdomen durante unos minutos para aliviar el dolor.

Agua

Se recomienda ingerir muchas cantidades de agua cuando se padece de una infección del tracto urinario. Se deben ingerir una cantidad promedio de ocho (8) a diez (10) vasos de agua al día. Al beber más agua, la frecuencia con la que se orina aumenta, lo que es clave fundamental para combatir este tipo de infecciones.

Igualmente, la concentración de la orina disminuirá y las bacterias culpables de la infección se eliminaran del sistema, por lo que la recuperación será mucho más rápida. Adyacente al agua, se pueden ingerir jugos de frutas y vegetales para suministrar las vitaminas y minerales que el cuerpo requiere para combatir contra la infección.

Estos remedios caseros son una solución natural y efectiva en el tratamiento de infecciones del tracto urinario, como la cistitis. Sin embargo, se debe acudir a un médico si posee síntomas irregulares o si la infección y los síntomas persisten.