Tratamiento Para La Cistitis: Medicamentos Recetados y de Venta Libre

Como tratar la cistitis con medicamentos y remedios caseros

Introducción a la enfermedad

La cistitis es una infección muy común que puede causar una gran cantidad de angustia y dolor.

Tradicionalmente, el tratamiento se centra en productos naturales y preventivos, con énfasis en beber mucha agua y jugo de arándano.

Hoy en día, también existe la opción de la medicación con prescripción de la Trimetoprima, la cual está clínicamente probada para tratar la infección de forma rápida a las personas que sufren de infecciones recurrentes y frecuentes de este tipo.

Adios Cistitis: la guia para eliminar la cistitis sin medicamentos o costosos tratamientos. Click Aqui.

Medicamentos y Antibióticos para la Cistitis

El tratamiento para combatir la cistitis tiene mucho que ver del tipo que sea, es decir, si es complicada o no, y se debe tomar en cuenta todos los factores de riesgo.

El tratamiento con antibióticos favorece la erradicación de los microorganismos, al alivio del síntoma y a prevenir la aparición de complicaciones, recurrencias o la cronificación del proceso.

La dirección terapéutica es importante ante un suceso ocasional o con cistitis de repetición continua. Los episodios ocasionales en mujeres tienden a presentarse de forma empírica.

El antibiótico seleccionado debe ser práctico ante a los infecciones habituales, conseguir concentraciones suficientes en la orina y con toxicidad baja. La vía para suministrar el medicamento, salvo que no sea viable, es la oral.

Ahora bien, en relación al lapso del tratamiento, varios autores aseveran que la terapia de una sola dosis logra el alivio clínico-bacteriológico en más del 80% de los casos de cistitis no complejas.

Aun así, el modelo más aceptado en la actualidad es el de administrar durante tres (3) días un antimicrobiano de amplio espectro, para que se paralice el síndrome y el urocultivo esté negativo.

En el caso de cistitis periódicas, aparte del tratamiento antibiótico para el padecimiento agudo, se observan de la misma manera elementos anatómicos o funcionales y la elaboración de prácticas sanitarias y dietéticas, como la ingesta abundante de agua, la limpieza perineal habitual, no retardar la micción ante la sensación de orinar, o evacuar la vejiga antes y después del coito.

El tratamiento antibiótico en las personas afectadas, generalmente es de tres (3) a siete (7) días, dejando a un lado la dosis única. Si los contagios perduran, se hace forzosa la administración de antisépticos urinarios profilácticos.

Otros tratamientos suplementarios contienen el empleo regular de estrógenos intra-vaginales a bajas dosis, y el suministro de yogures orales abundantes en Lactobacillus, que reducen la aglomeración de enterobacterias en la vagina, además que favorecen al control de la infección.

Medicamentos Recetados

Amoxicilina

Desde siempre, la amoxicilina ha sido por excelencia uno de los antibióticos más habituales utilizados para tratar la cistitis, sin embargo, un estudio realizado por la Universidad de Maryland Medical Center arrojó como resultado que el veinticinco por ciento (25%) de las cepas de E. coli son inmunes a la amoxicilina.

Aun así, se emplea para combatir la cistitis producida por las bacterias de Enterococcus y Staphylococcus saprophyticus.

Este antibiótico se encuentra en presentaciones de cápsulas o tabletas y se administra por vía oral cada ocho (8) o doce (12) horas, según lo prescrito por el médico. Algunos efectos secundarios abarcan náuseas, vómitos y diarrea.

Cefalosporinas

Las cefalosporinas, como: cefalexina, cefadroxilo, cefuroxima y cefixima son a frecuentemente utilizadas en el tratamiento de la cistitis y son efectivas contra diversos tipos de bacterias.

Estos medicamentos pueden suministrase vía oral o intravenosa, según la condición del paciente. El manual Online de la Biblioteca Médica detalla que los efectos secundarios habituales de las cefalosporinas son: calambres, diarrea, vómitos y dolo en el estómago.

Fluoroquinolonas

Son una especie de antibióticos utilizados muy frecuentemente en el tratamiento contra la cistitis, estas fluoroquinolonas, incluyen: ciprofloxacino y norfloxacino.

El Dr. Thomas M. Hooton realizó un ensayo clínico sobre el uso de este antibiótico en la cistitis, el cual fue publicado en la edición de The Journal of the American Medical Association de febrero de 2005.

En este artículo, el Dr. Thomas, demostró que un sistema de tres (3) días de ciprofloxacina puede remediar el setenta y siete por ciento (77%) de la cistitis no complicada en término de dos (2) semanas.

Las fluoroquinolonas actúan aniquilando a las bacterias que originan la infección. Estas se encuentran disponibles en cápsulas o tabletas para suministrar vía oral. Efectos secundarios: Náuseas, vómitos, dolor de estómago y acidez estomacal.

Doxiciclina

La doxiciclina es prescrita usualmente para combatir a la cistitis producida por la clamidia y la micoplasma y su presentación está disponible en tabletas y suspensión.

No es recomendable el uso en mujeres embarazadas o niños. Entre los efectos secundarios más frecuentes se encuentran: cambios en la coloración de la piel, quemaduras, úlceras en la boca, molestia estomacal y diarrea.

Trimetoprima / sulfametoxazol

El trimetoprim / sulfametoxazol, o TMP / SMX, es altamente recomendado como medicación de primera línea para la cistitis no complicada, debido a que es bastante eficiente y económica.

Sin embargo, cerca del veinte por ciento (20%) de las cepas de E. coli que originan la cistitis, son inmunes a este antibiótico y por ende debe ser utilizado con cautela.

Generalmente se receta por tres (3) días vía oral, y los efectos secundarios pueden incluir náuseas, vómitos, diarrea y pérdida de apetito.

Es un medicamento oral que viene en forma de tabletas, el cual se puede tomar como un tratamiento preventivo durante un período a largo plazo.

Es un antibiótico que está clínicamente probado para el tratamiento de la infección, con mejoras notables en tan sólo 24 horas. También evita que las células bacterianas de ácido fólico se multipliquen.

Esto significa que la infección no puede extenderse, por lo que el sistema inmunológico natural del cuerpo está mejor equipado para combatir las células bacterianas que quedan.

Nitrofurantoína

El uso durante cinco (5) días de nitrofurantoína, y no de tres (3) días, puede prevenir la formación de nuevas cepas que sean inmunes a las fluoroquinolonas.

Asimismo, son recetadas como una opción en pacientes con reacciones a TMP / SMX. Este medicamento se encuentra en cápsulas y solución. Se administra por vía oral dos (2) o cuatro (4) veces al día.

Los efectos secundarios usuales, incluyen náuseas, vómitos y pérdida del apetito.

Medicamentos sin receta medica

En algunos casos, la infección por cistitis es bastante suave y el tratamiento mediante prescripción médica no tiene que ser necesario.

Algunas mujeres encuentran que los analgésicos de venta libre como el ibuprofeno y el paracetamol son suficientes para aliviar el dolor provocado por la infección.

También hay productos de venta libre que ayudan a aliviar el dolor de la cistitis, incluyendo Cymalon y Cystopurin.

Vale la pena señalar que los productos de venta libre a menudo contienen dosis muy bajas de medicación y como tal, no es probable que sean tan eficaces como los medicamentos recetados.

Además de los analgésicos anteriormente mencionados, a quienes que sufren de cistitis leve, generalmente se les recomienda aumentar la ingesta de agua, ya que esto puede ayudar a mantener la vejiga llena y por ende eliminar las bacterias.

El jugo de arándano se sugiere además de beber mucha agua, ya que se cree que es capaz de eliminar las bacterias que en particular se adhieren a las paredes de la vejiga.

Sin embargo, todavía hay un debate en curso sobre la eficacia del jugo de arándano ya que realmente es tomado como medida o tratamiento preventivo, aunque muchas mujeres afirman que funciona bien para ellas.

Recetas y Remedios Caseros Para Tratar La Infección

Libro Adios Cistitis

Remedios Caseros

Otros Remedios Caseros

Remedios para la Cistitis Intersticial

Remedios hechos en casa para la cistitis

La Prevención De La Cistitis

Regularmente se recomienda beber mucha agua para una variedad de condiciones en cuanto a salud se trata, y se cree que es especialmente beneficioso para mantener a raya la cistitis.

El jugo de arándano es considerado por muchas personas una de las maneras de prevenir el desarrollo de la infección.

Algunas mujeres han encontrado que ciertas bebidas como el café, jugos de frutas y alimentos picantes que pueden agravar su cistitis, por lo que estos también deben ser evitados.

Por lo general se recomienda orinar inmediatamente después del sexo para eliminar cualquier bacteria, además de hacerlo con frecuencia, aproximadamente una vez cada tres horas con el fin de vaciar completamente la vejiga; lo mejor es ir tan pronto como sienta la necesidad.

También debe tener cuidado a limpiarse de adelante hacia atrás una vez que haya ido al baño, para evitar que cualquier bacteria anal entre en su uretra.

Las mujeres que son susceptibles a las infecciones por cistitis deben evitar el uso de productos de limpieza tales como baño de burbujas, jabón y polvos de talco en la zona vaginal que sean perfumados, ya que pueden actuar como irritantes para esta zona.

Por último, se puede recomendar usar ropa interior de algodón y evitar el uso de pantalones vaqueros o pantalones que sean demasiado apretados, ya que pueden frotar el área genital, causando sudor y agravar la infección.

Otros Tipos de Cistitis

Cistitis Bacteriana

Cistitis Por Radiación

Cistitis Aguda

Cistitis Crónica

Cistitis Intersticial